martes, 26 de septiembre de 2017

la lancha


9:00 de la mañana
atravesamos el bosque
sus flores 
sus mariposas amarillas
las pocas hojas de otoño
que se adelantan en Suecia
es momento de subir a la lancha
suspendida en el agua
balanceándose de una lado a otro
sostengo la cuerda con fuerza
parada en el muelle
espero a que Chris se suba primero
Fabrizio se sube después
me concentro en la cuerda tirante
fijo la mirada en el agua
la lancha se mueve aún más
todos juntos bailan un vals 
sostenidos por el mar
ahora es mi turno 
respiro hondo 
pongo un pie tambaleante 
después el otro 
hago equilibrio con la pelvis
las rodillas dobladas levemente
la lancha es la frágil frontera
entre lo desconocido
y nuestro precario equilibrio
me animo esta vez a navegar
a pujar el agua con la proa 
a hincarle diente
a mirar horizonte
hacia adelante
mientras el sol
va dejando
sus huellas 
entre las olas

2 comentarios:

  1. Muy buena entrada! Tan acogedora, tan gráfica, se siente el rayo del sol calentando la espalda, se ven las hojas del otoño, las mariposas.. tú, y tus "hombres" la vida, pura y simplemente!

    ResponderEliminar