miércoles, 20 de febrero de 2013

resonancias de la memoria


Paseando con mi hijo en cochecito me sorprendió un mundo de raíces apuntando al cielo; eran las ramas de los árboles reflejándose en el agua de un canal. Me recordaron la canción de María Elena Walsh, “El reino del revés” donde nada el pájaro y vuela el pez. Es el tren de la memoria que viaja hacia atrás y me devuelve al presente sonidos, colores, aromas de otros tiempos. La infancia regresa en uno de esos vagones y la revivo de otra manera con el crecimiento de mi hijo. Los recuerdos se despojan de hojas secas, se renuevan con aires frescos, la memoria perdona antiguos dolores, suelta viejas frustraciones, elige quedarse con lo que se rescata, y no es poca cosa.  

2 comentarios:

  1. Pero que paisaje el de Uds dos!!!! Gracias querida Ale. Besote.

    ResponderEliminar
  2. Hola Loli, qué alegría encontrarte en la Lupa!
    Sí, es el paisaje que la memoria proyecta hacia el presente; el nuestro y el de todos.

    Abrazo grande,

    ResponderEliminar