viernes, 7 de julio de 2017

entre el cielo y el mar


Está ahí
en cada momento
en cada lugar
en la sombra del árbol
en la raíz
hundida en la tierra
en la mirada
que completa una frase
en la música
que vibra en la piel
en la mano extendida
como un río
el milagro está ahí
en el oído que recibe
una voz quebrada
por las lluvias
por los tropiezos
que forjan un destino
lo veamos o no
está en la pluma
que transpira letra
en la caricia 
que enciende la mirada
en un gesto 
que no se olvida
está en la palabra
que deja huellas
en la nieve
en el silencio
que anticipa el abrazo
en la luna suspendida
entre el cielo y el mar 




5 comentarios:

  1. Qué alegría ser luna suspendida y no pensar en nada más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ohh, qué bello, enseguida pensé en un espacio sagrado,que no podemos definir, solo sentirlo, sentirlo a través de la emoción,de la palabra escrita, de cerrar los ojos y dejarse sentir.
    Hermoso!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias a ambas por acompañarme en esta hermosa, y a veces difícil, ruta; la vida.
    Un gran abrazo para las dos!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a ambas por acompañarme en esta hermosa, y a veces difícil, ruta; la vida.
    Un gran abrazo para las dos!

    ResponderEliminar
  5. Lunaroja, me impresiona cómo captas la sensibilidad de mi escritura. Ese espacio sagrado que casi no se puede definir para mí sucede aquí en la tierra es intangible pero a su vez muy poderoso. Es lo que me da fuerzas para vivir. Son esos momentos de comunicación sublime que cada tanto se dan con el otro. Esas instancias sostenidas y atravesadas por la dinámica de la naturaleza que siempre está mutando al igual que nosotros, es lo que me da valor para atravesar el miedo y seguir adelante. Este poema es mi rezo de cada día. Abrazos...

    ResponderEliminar