martes, 9 de mayo de 2017

la música de M


Como gotas pequeñas de agua iban llegando sus mensajes, marcando presencia cada día hasta que me animé a llamarla y contarle algo de mí, algo de mi historia que sin habérmelo propuesto, la hizo llorar. Ese fue el momento en que se atrevió a contarme que se acababa de mudar. Antes vivía con su pareja y ahora en un altillo de una casa antigua muy cerca de Amsterdam. Cada día hace un gran esfuerzo por no perder las ganas de vivir, después de haberse separado una vez más. Las palabras de M, aunque son en holandés, me devuelven sin poder evitarlo, un montón de fotos de mi pasado. Reconozco las veces en que me encontré en la misma situación. Y las personas que en aquel momento se mantuvieron cerca, fueron cablecitos a tierra y un hilo al cielo, indispensables para salir de donde estaba. La Navidad pasada recibí la música de M a través de una amiga, y me gustó tanto que se la agradecí personalmente a M. vía WhatsApp. A partir de ese instante, cada mañana recibo una señal de su parte: una foto de unas esculturas en Oslo, una iglesia colonial en Perú, otras mañanas me envía una nueva canción ejecutada con su guitarra, y yo casi siempre le respondo con otras señales, “gracias”, “qué linda música”, o le envío una foto de Fabrizio o de Delft. Sus señales llegan a veces “con atraso”, eso significa que M está viajando. Además de cantar y tocar la guitarra, es azafata. Hace poco recibí una foto suya en un recital. Se había animado a tocar en público, después de mucho tiempo de no haberlo hecho. “Gracias a ti”, -me escribió debajo de la foto. Y yo pensé, “gracias a ellos”, los ángeles que hicieron posible este intercambio, entre su música y mi oído, entre su historia y la buena voluntad de escucharla, como forma de agradecer lo que se me ha dado, y lo que todavía, se me está dando. 

9 comentarios:

  1. La próxima semana, la Lupa se va de vacaciones
    hasta el martes 23 de mayo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué necesarios son esos gestos. Me identifiqué muchísimo con lo que dices,porque cuando me fui de mi país, necesitaba como el aire,estos pequeños actos de amor. Hermoso y emotivo! Felices vacaciones!

    ResponderEliminar
  3. Qué hermoso Ale, gracias por acercarnos retazos cotidianos y sin fronteras!!
    Felices vacaciones!!.abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Loli, querida! Como estas? Me alegro que te guste este relato. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro grande!!!, gracias siempre por cruzar el mar con letras. beso!!

      Eliminar
  5. Me quedó grabada esa imagen tan bella de Loli, "retazos cotidianos sin fronteras". Es eso lo que vivo el día a día acá en Holanda, esa diversidad cultural que la distingue y que me fascina. Y cuando se trata de amor, de soledad o compañía,
    las "fronteras" se desdibujan entre nosotros. Somos todos humanos, embarcados en la misma nave, con el mismo inevitable destino final.

    ResponderEliminar
  6. También me quedé reflexionando sobre lo que decía Luna Roja sobre "los pequeños actos de amor tan necesarios como el aire" que respiramos. Es que para mí son la base de lo que me sostiene, esté o no en mi país, son mis sedimentos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Muchas gracias a las dos por compartir e inspirarme! Bienvenidos todos los lectores que se animen a compartir.

    ResponderEliminar